¡Silencio! Menorca

menorcaLa semana pasada se publicó un artículo sobre el turismo en Menorca, donde se destacaba la capacidad de la Isla para aportar al visitante una experiencia interior intensa. Por qué? entre otras cosas, por el silencio:

Placer para los cinco sentidos. Sin interferencias. En las blancas calles de Binibeca no hay grafitis sino placas que ruegan silencio (…) También la soledad y el silencio forman parte del espectacular paisaje insular (…) Es la enésima victoria del tiempo, el único traicionero del que conviene no fiarse en la isla. Aquí sólo él corre y roba el sueño de los cenicientos, cientos miles de personas que acuden a Menorca en busca de su príncipe azul, el mar, y del plácido beso del silencio.

En la versión impresa de este artículo aparecía una imagen de turistas tomando una playa, llenándola de miradas, voces y ruidos: cámaras haciendo click, conversaciones, móviles sonando y, supongo que, risas. Resulta un poco difícil de comprender que lo que atraiga de la isla sea una experiencia intensa interior gracias, entre otras cosas, a un malogrado silencio entre tanto turista pese a que los carteles de las calles salvaguarden como puedan el silencio. Es decir, lo que me resulta difícil de asimilar sea la gran capacidad silenciadora que deberá tener cada una de estas indicaciones para continuar con el supuesto legado silencioso natural de la isla, otro punto cuestionable.

Y digo supuesto porque si nos paramos a pensar qué sonido puede existir en el paisaje sonoro de una isla está claro que el mar, posiblemente, sea la fuente sonora más presente. En este sentido es el ruido blanco quien abarca nuestro rango de audición, en mayor o menor medida, dándonos una referencia del silencio un tanto diferente de lo que entendemos conceptualmente por Silencio. Podemos compararlo con el color blanco, existe realmente el color blanco de forma pura e invariable en el tiempo? A caso, no varía con la luz con la que lo observamos? …

En cualquier caso, me da la sensación que si el silencio se convierte en eslogan de una isla, pronto Mattin por ejemplo podrá ser el embajador de todas la ellas. Que sirva este clip de audio lleno de sonido blanco…

21. June 2010 by
Categories: essays, net | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.