The noise of Speech

noise-and-communication
El otro día me encontré con esta fantástica Guía Sonora de los insectos de Cataluña grabados por Rafael Carbonell & Eloïsa Matheu y publicado en Alosa hace dos años. Ya había visto antes esta página donde se encuentran pequeñas grabaciones de animales, casi a modo de muestra. Buscando más encontré este vídeo donde Eloïsa Matheu ofrece una ponencia sobre su trabajo entorno a las grabaciones de sonidos de animales y a las publicaciones de estos registros sonoros. En esta presentación de Eloïsa, hay una cuestión que se plantea justo al final del video y que me parece relevante, y son los sonidos de origen humano o artificial que se pueden encontrar en el momento de realizar las grabaciones. Es obvio que si el objetivo de estas grabaciones es crear un diccionario sonoro, o una guia de sonidos de animales, es más que posible que estos sonidos puedan convertirse en interferencias molestas que terminen por frustrar el trabajo de algunos fonógrafos. Hay que decir que algunos incorporan en sus trabajos sonoros estos sonidos artificiales, por ejemplo, el estupendo disco de Yannick Dabuy, titulado “Songs of the frogs of Taiwan – Vol. 1“, donde en el libreto encontramos estas significativas palabras: “I didn’t want to remove all the man-made sounds since they are part of the frog’s environments“. Después de estas palabras cabe preguntarse desde en qué momento estos sonidos artificiales comienzan a formar parte del entorno de una rana? Y cuándo asumiremos que la situación hoy de los espacios naturales, incluyendo la selva del amazonas, es un claro ejemplo de esta situación en la que, en mayor o menor medida, los entornos naturales están invadidos por sonidos de origen artificial (coches, aviones, barcos..).

Por otro lado, cabe recordar que estos sonidos de origen artificial dentro de un contexto natural son motivos de investigación para conocer más profundamente cómo afectan estos sonidos al comportamiento de los animales y a su comunicación, como buen ejemplo está la conferencia que ofreció Michel André en el Aquarium dentro del Festival Hydrophonia en su edición donostiarra donde habló de cómo el ruido producido por el tránsito de los barcos en el mar afecta directamente a la comunicación de cetáceos. En algunos casos, como también explica Eloïsa en el video, hay animales que se ven forzados a cambiar de patrón de comportamiento para que su comunicación funcione. Estos sonidos que se consideran invasiones de origen humano en la naturaleza son, a priori, molestas para el registro de los sonidos de animales, con objetivos científicos o artísticos, lo cual me hace recordar las palabras de Manu Calurano sobre su pieza para el video “La Charca” y que fueron publicadas en el segundo número del fanzine Ursonate [pdf]: “en las grabaciones de ambientes sonoros, por los putos aviones, animales domésticos (perros, ganado) y si nos ponemos muy puristas, canalizaciones de agua, puentes y mil cosas más, procuro permanecer en el lugar un tiempo lo más quieto posible para integrarme en el paisaje.” Lo cual conecta con el trabajo de Bernie Krause sobre el estudio de cómo afecta el ruido en los entornos naturales y con la publicación, ya en los años cincuenta, por parte de “The journal of speech and hearing disorders” y que se puede descargar en pdf, donde se tratan los efectos del ruido en la comunicación hablada por seres humanos.

23. July 2012 by
Categories: (...), essays | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.