XV
Inicié el ejercicio de escuchar los “sonidos del mundo” y lo prolongué dos meses, como don Juan había especificado. Al principio resulta torturante escuchar y no mirar, pero todavía peor era el no hablar consigo mismo. Al finalizar los dos meses, yo era capaz de suspender mi diálogo interno durante periodos cortos, y también de prestar atención a los sonidos.

Carlos Castaneda

18. May 2010 by
Categories: soundwords | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.