El silencio en soledad

07Hay ventanas que seguramente no se volverán a abrir y como diría Abel Hernández: hay amores que ya nunca se volverán a habitar. Esta foto es de un pueblo abandonado que guarda en sus habitaciones vacías una forma de vida milenaria que nunca más volverá. El volver es el acto de re-gresar, que no de pro-gresar. El progreso, dicen algunos, fue el responsable de que estos pueblos se abandonaran y de que sus gentes se marcharan de estos paisajes dejando que sus calles fueran engullidas por las zarzas.

02

Nadie sabe cuál de todas las historias que se cuentan son verdad y me temo que tampoco importa ya. Lo cierto es que los pueblos abandonados son los nidos del recuerdo, lugares donde se juntan parte de nuestro conocimiento, de nuestra memoria y de la historia que hoy no llegamos a escuchar. Un camino de sordera sin vuelta atrás.

06

Hoy son los animales quienes pueblan estos abandonos produciendo una sinfonía con variaciones estacionales. La berrea es uno de esos sonidos que todavía generan interés por ser escuchados, a la espera de ser cazados. Gritos que inundan un espacio lleno de vida y de muerte. Como dice Bernardo Atxaga: la muerte es el amor que no desfallece.

01

La muerte del paisaje es hoy un lugar sin interés turístico ni productividad. La maquinaría del silencio comenzará pronto a rendirse a los nuevos urbanitas. Un silencio que nos incomodará porque la ausencia de una transición entre dos generaciones se hace presente. El ocaso de nuestras raíces llegará pronto, bien lo sabe la última mujer que, sin sufrir compañía, goza del silencio en soledad.

valdenegrillos

Las fotografías son de Manuel Calurano y David G. Fernández a quien agradezco su compañía, sus fotografías y sus silencios. En este periplo por los pueblos abandonados de las Tierras Altas de Soria nos hemos convertido en escuchantes en peligro de extinción, como nos recuerda Historias de la AlcaramaNadie escucha ya el rumor eterno del río entre las piedras.

26. septiembre 2013 por MikelRNieto
Categorías: (...), net, news, publications | Etiquetas: , , , , , , , , , | 6s comentarios

Comentarios (6)

  1. Hola Mikel, he sabido de ti a través del blog de Abel Hernández. Comparto tu atracción (y la de Abel) por las tierras altas y por esa inexplicable sensación que se siente al estar en un pueblo abandonado (o casi abandonado). He estado alguna vez eb Valdenegrillos de paso con la bicicuando aun vivia el Zacarías, me parece increíble que su mujer haya vuelto al pueblo…increíble.
    Pásate un día por Villarijo, un pequeño rincón acostado en un valle. Te dejo una entrada en mi blog acerca de esa visita
    http://www.esderaiz.com/documentales/las-culturas-derrotadas/

    Saludos

  2. Pingback: El silencio en soledad II | (…) | blog

  3. Soy de Valdene grillos y vivo en Soria. Me ha sorprendido saber que la Romana ha vuelto al pueblo. ¿Sabes si sigue todavía viviendo?
    ¿Quién era tu abuelo?

  4. Hola Pedro,

    ¿Cómo estás?
    Gracias por tu comentario y por la invitación.
    Como bien dices, aquellas tierras despiertan una inexplicable sensación, en parte, hay que reconocer que arraigada en el Romanticismo. En cualquier caso, al caminar por las calles de los pueblos abandonados la imaginación vuela rápidamente y esas personas, como la Romana o el Zacarías, aparecen. Su presencia está ahí…

    Saludos,

    Mikel

  5. Hola Marcelo,

    Gracias por tu comentario. De este post, de nuestra visita a aquellas tierras y de estas grabaciones hace más de un año ya! Así que desconozco la situación actual de la Romana. Confío y deseo, que con el frío que está haciendo este invierno, esté perfectamente.

    Un saludo,

    Mikel

  6. mi padre es amigo de zacarias y nacido en el 1939 en valdenegrillos fuimos hace muchos años a ver su casa .me gustaria haber si hay alguna foto de el como recuerdo puesto que ha muerto hace 7 mese de 2016. soy su hija margarita moreno

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.