Regímenes Aurales en la Valencia contemporánea

Este post está dedicado al texto que se puede sacar de mi intervención en la mesa redonda en la que participé, invitado por el festival Nits d’aielo i art, y donde introduje rápidamente el trabajo de tres artistas valencianos que utilizan grabaciones de campo en su trabajo artístico desde distintas perspectivas, lo que me sirvió para hablar de los regímenes aurales y de algunos aspectos que afectan a esta práctica artística. Desde aquí quiero compartir este texto que se publicará en una edición que recogerá los distintos eventos del festival valenciano.

Regímenes Aurales en la Valencia contemporánea

“A lo largo de amplios períodos históricos, las características de la percepción sensorial de las comunidades humanas van cambiando a medida que cambia su modo global de existencia.”

Walter Benjamin

Desde hace años que hago grabaciones de campo o grabaciones sonoras del espacio, sea natural o urbano, y que normalmente uso después como materia prima para un trabajo artístico. Para adentrarnos en qué consiste esta práctica artística creo necesario conocer el proceso de trabajo que llevamos a cabo habitualmente los que nos dedicamos a esta práctica. Desde un punto de vista procesual, podemos decir que existen tres procesos claros: el primero, el proceso de grabación, el segundo, el proceso de edición y el tercero, el proceso de difusión sonora. Estos tres procesos están compuestos a su vez por diferentes modos y modelos de enfocar esta práctica, como también ocurre en pintura y en fotografía. Este texto pretende esbozar algunas cuestiones que considero básicas para la comprensión de la práctica fonográfica, como son las cuestiones relativas a la percepción de la realidad, del paisaje y de la representación sonora, y al mismo tiempo, quiero introducir aspectos que afectan a esta práctica artística en los distintos procesos anteriormente descritos y sin que este texto pretenda ser una definición de lo que es o no es la fonografía, las grabaciones de campo o field recordings. El objetivo de este texto es, por un lado, motivar la reflexión y, por otro, introducir a tres artistas valencianos a través de un análisis de su trabajo sonoro desde una perspectiva aural y la multiplicidad de enfoques posibles.

Partamos de lo que podemos considerar como regímenes aurales, y para esto retomaré el concepto de regímenes escópicos desarrollado por Martin Jay en su libro Campos de fuerza1. En palabras de Antonio Somaini se puede definir los regímenes escópicos como un análisis del complejo entramado de esquemas perceptivos, memorias y expectativas que constituyen un papel activo y constructivo del espectador junto con el desarrollo de una reflexión sobre la multiplicidad de los factores culturales, sociales y tecnológicos que estructuran el proceso de mirar2.

Además de estos factores culturales, sociales y tecnológicos existe el factor fisiológico del dispositivo de percepción que hace que nuestra percepción del mundo difiera entre cada uno de nosotros. Recordando las palabras de Nietzsche cuando decía con regocijo que si cada uno de nosotros tiene su propia “cámara obscura” con una mirilla diferente, entonces no es posible la existencia de ninguna cosmovisión transcendental.Adaptando esta mirilla al sistema auditivo, con sus diferencias, podemos aventurarnos a decir que nuestra escucha difiere entre todos nosotros comenzando por una cuestión relativa a nuestro dispositivo de escucha, y aunque esto pueda parecer a priori algo extremadamente obvio, creo necesario hacer hincapié en este punto y más cuando una parte de los trabajos fonográficos se dedica a captar las “realidades sonoras del paisaje”, o la menos, hacen referencia a la realidad del espacio sonoro existente en un espacio concreto.

Adentrándonos en la cuestión del paisaje, y más concretamente al concepto de paisaje sonoro acuñado por Murray Schafer, podríamos cuestionarnos algunos aspectos que también son reconocibles en la fotografía. Cuestiones relativas al lugar donde colocamos un micrófono para grabar el paisaje sonoro afectan directamente a la supuesta realidad que grabamos, por lo que me pregunto si es adecuado interpretar las grabaciones como una realidad sonora del espacio, al menos como una realidad objetiva y referencial de un momento y espacios concretos.

Por otro lado, si tomamos como referencia la definición que da la Real Academia Española al término paisaje, veremos que hay un factor importante que no debemos olvidar cuando trabajamos con sonido, y es la cuestión del tiempo. Esta es la definición de paisaje que encontramos en el diccionario: 1. Extensión de terreno que se ve desde un sitio. 2. Extensión de terreno considerada en su aspecto artístico. 3. Pintura o dibujo que representa cierta extensión de terreno. En ninguna de estas tres definiciones se tiene en cuenta un aspecto del paisaje que en la fonografía es vital, el tiempo, y que en la serie de pinturas tituladas “La catedral de Ruen” de 1894 por Claude Monet queda patente. Estas pinturas son un ejemplo claro para cuestionarse sobre esta cuestión temporal implícita en el paisaje, en el caso de estas pinturas a través de la luz y del color. Esta serie de pinturas nos recuerdan que el paisaje que vemos, y que escuchamos, varía dependiendo del momento del día y del año, por esto, ¿es posible hablar de que una fotografía o una grabación sonora poseen la capacidad de proporcionar la identidad del espacio captado, cuando éste está en constante movimiento y las grabaciones no? Tal vez, nos proporcionen referencias, pero nunca deberían de ser comprendidos como portadores de identidad.

Otra cualidad del paisaje que considero importante es que éste tiene vida, además de que sus cambios son constantes a lo largo del tiempo, el paisaje también nos mira y nos escucha y, por lo tanto, formamos parte de él, en mayor o menor medida, alterando lo que en el paisaje ocurre gracias a nuestra presencia. Podríamos decir que el paisaje existe porque nosotros lo observamos, de tal forma que se establece una relación bi-direccional entre la extensión de terreno y nosotros, una comunicación fluida entre ambos seres vivos. Esto se hace patente en la selva, donde nuestra presencia varía por completo el paisaje sonoro que escuchamos, un ejemplo es en el momento en el que los animales varían de registro sonoro al sentir nuestra presencia en el espacio. Ser consciente de estos aspectos del paisaje puede ofrecer un ligero cambio de interpretación de las obras sonoras que consideran que registran y muestran un paisaje per se.

Por último, podemos acercarnos a una cuestión que afecta a la creación artística que crea y re-crea realidades sonoras con sonidos fijados, digamos, en una fase más ulterior, donde la obra en sí es el espacio común entre el artista y el espectador, esto es, la obra final. En este espacio, los formatos de escucha afectan a la hora de crear y re-crear en nuestra mente esos paisajes a través de la percepción. Los aparatos son parte de una cultura; por tanto, esta cultura puede reconocerse en ellos4, como dice Vilém Flusser en su obra Una filosofía de la fotografía. Puede resultar obvio recordar que los modos de escucha que se ofrecen al espectador también definen, en parte, la obra final y son, por otro lado, constructores de los modos de escucha de cada época. Por decirlo de otra forma, es gracias a estos aparatos de difusión que nuestra percepción del mundo varía y nuestra cultura con ellos. Cabe recordar esto cuando en tiempos de grandes adelantos tecnológicos parece ser que la calidad de escucha se ha visto mermada a los pequeños altavoces de un ordenador.

Todas estas reflexiones teóricas sobre la práctica fonográfica son la consecuencia de estar grabando, editando, creando y escuchando trabajos de otros artistas sonoros durante años. Ahora tomaré como ejemplo tres trabajos de artistas sonoros valencianos para perfilar lo que considero que son los regímenes aurales.

Régimen cartesiano

El primer régimen es el régimen cartesiano donde la obra expresa la experiencia “natural” de lo que escuchamos por una cosmovisión científica, es en cierta forma, una transcripción de la atmósfera y éste es su fin. Podríamos decir que parece que lo más importante es el qué y no el cómo se muestran las historias implícitas en el trabajo artístico. El trabajo que introduzco como referencia es el de Rubén García Villaplana, artista sonoro, comisario y de formación biólogo. Él mismo me envío la grabación que tituló como “Ullal ple de gambetes” acompañada de esta descripción: “se trata de una grabación subacuática en una surgencia de agua subterránea (popularmente conocidos como Ullals, concretamente l’ullal de la font del Forner en el Romaní) en L’Albufera de Valencia, lo que puedes escuchar es sobre todo la actividad de las “gambetas” (un crustáceo decápodo endémico de agua dulce (Dugastella valentina) que es un bioindicador de calidad del agua y esta en serio retroceso. Antiguamente en cualquier punto de la Albufera se podía encontrar pero ahora su población y distribución han quedado reducidas a esas surgencias subterráneas donde el agua tiene mucha mejor calidad, en zonas de aguas continentales en el interior de la provincia de Valencia y alicante también se la puede encontrar ahí las poblaciones son más numerosas ya que el hábitat esta mucho mejor conservado”.

Rubén García Villaplana | Ullal ple de gambetes

Régimen empírico

El segundo régimen es el empírico, que podríamos definir como el arte de describir y donde la descripción es más importante que la explicación. Es a través de la fragmentariedad, del enmarcado arbitrario y de la inmediatez que los trabajos en este régimen se expresan afirmando que la naturaleza se reproduce directamente sin la ayuda del hombre. Como ejemplo tomaré el trabajo del artista y comisario Edu Comelles titulado “’Blackford Hill Quarry”, y donde el artista crea, o más bien re-crea, una realidad a partir de distintas grabaciones tomadas en un mismo espacio. Así lo describe él mismo: “es una representación sónica de un espacio real en Edimburgo en donde la reverberación de la localización es muy particular.” El régimen cartesiano y el empírico revelan diferentes aspectos de un fenómeno complejo pero unificado.

Edu Comelles | Blackford Hill Quarry

Régimen barroco

El tercer régimen es el barroco, donde los trabajos se identifican por sus connotaciones extravagantes y peculiares, son trabajos opacos con un carácter indescifrable de la realidad. Tienen cualidades profundamente táctiles o tangentes, lo cual impide inclinarse hacia el ocularcentrismo absoluto de su rival, el régimen cartesiano. El mundo barroco tiene una prolongada tradición de la estética de los sublime, en oposición a lo bello, a causa de su anhelo por una presencia que nunca podría satisfacerse. En parte podemos decir, que el barroco procuraba representar lo irrepresentable y, como éste era un propósito condenado al fracaso, producía melancolía, que Walter Benjamin en particular estimó característica de la sensibilidad barroca. Como ejemplo tomaré el trabajo titulado “Els sons de l’aigua” creado por el artista Daniel Tomás Marquina y que él mismo define como “una propuesta de intervención sonora que pretende hacer visible un esqueleto del pasado, el antiguo paso de las acequias por la ciudad. Muchas de ellas han quedado soterradas actualmente bajo el asfalto. La melodía está compuesta únicamente por sonidos acuáticos y que han estado modificados digitalmente”.

Daniel Tomás Marquina | Els sons de l’aigua

Para concluir, quiero recordar que este texto pretende ser una breve introducción a la práctica fonográfica y a las cuestiones que se me han planteado a través de años de práctica. También me sirve, no sin riesgo, para dejar algunas reflexiones en el aire sin mayor pretensión que despertar una actitud crítica frente a los trabajos sonoros que utilizan las grabaciones de campo como materia prima.

________________________________________________

Martin Jay, “Campos de fuerza”. Editorial Paidos, 1993.

2 Antonio Somaini, “Il luogo dello spettatore. Forme dello sguardo nella cultura delle immagini”. Editorial Vita & Pensiero, 2005.

3 Martin Jay, “Campos de fuerza”. Editorial Paidos, 1993.

Vilém Flusser. “Una filosofía de la fotografía”, 2001.

26. April 2012 by MikelRNieto
Categories: (...), events, net, news, publications | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *