844 + 1

844

Walter Benjamin llegó a Portbou en Septiembre de 1940 cargando con una maleta. Su corazón le permitió cruzar lentamente la frontera entre Francia y España: caminaba 10 minutos y después tenía que descansar 1 minuto. Cuando llegó a la cima escribió:

Por fin habíamos llegado a la cima. Yo me había avanzado y me detuve a mirar. Lo que vi me pareció fruto de una especie de alucinación: de forma inesperada volvía a ver el mar, azul oscuro. Y ahí abajo estaba Portbou.

Al llegar finalmente a Portbou las autoridades españolas le niegan el acceso al país y le entregan a las autoridades francesas, quienes le custodiaron en la habitación número 3 del Hotel Francia, donde pasó su última noche. Al día siguiente, 26 de septiembre de 1940, encontraron su cuerpo sin vida y una maleta en la que había unos pocos dólares y francos. Este dinero se usó para pagar los gastos del entierro que tuvo lugar 4 días más tarde en el cementerio de Portbou, concretamente en el nicho 563. Así lo indica la documentación del juez:

Junto al cuerpo se hallaron una maleta de piel, un reloj de oro, una pipa, un pasaporte expedido en Marsella por el American Foreign Service, seis fotografías carnet, una radiografía, gafas, revistas, diversas cartas, y unos cuantos papeles de contenido desconocido, y también algo de dinero que fue usado para sufragar los gastos.

Su compañera de ruta, Lisa Fittko, murió en el año 2005. Ella siempre habló de una maleta con un manuscrito que Benjamin custodió durante el viaje como un tesoro de gran valor. Oficialmente la maleta no se ha encontrado nunca, aunque algunas voces dicen que alguien pudo haberla comprado por su interés en aquel “desconocido alemán”.

Walter-Benjamin.-Portbou

Durante la Feria del Teatro de Tárrega de 2010, una compañía teatro con nombre siberiano, Kamchàtcha, presenta su espectáculo Habitaculum en el que los protagonistas deambulaban por la ciudad cargados con maletas. La compañía fue premiada con una residencia creativa dentro de los Laboratorios de Creación de FiraTàrrega, gracias a lo cual realizaron la segunda parte del espectáculo en las instalaciones abandonadas de la antigua fábrica de maquinaria agrícola de Cal Trepat.

kamchatcha

Aquellos “silenciosos desconocidos de Kamchàtcha” (Siberia), como se les conocía, se llevaron de Cal Trepat una maleta diferente de las que habían usado en su espectáculo, sin que nadie se diera cuenta. Aquella maleta viajó de la mano de uno de los actores hasta la pequeña ciudad de Saint-Ours-les-Roches en la provincia de Auvergne, Francia. La maleta, sin que el actor pudiera abrirla, fue abandonada nuevamente en el Parque Europeo de Vulcanismo donde descansó durante dos años hasta que un fotógrafo de origen vasco la encontró casualmente.

El fotógrafo, interesado en la vulcanología, pudo abrir aquella maleta después de haber permanecido cerrada más de 70 años. En su interior encontró unos papeles viejos escritos en alemán y que guardó cuidadosamente hasta su vuelta al País Vasco. Por primera vez, la maleta y el manuscrito se separaron: la maleta se quedó en Francia y los papeles viajaron hasta el País Vasco.

Al no comprender lo que había en aquellos papeles mostró su hallazgo al director de cine de origen argentino, José Skaf, con quien estaba trabajando en su nueva película, Vulcania. Ambos pasaron años buscando las localizaciones para la película y en Abril de 2014 comenzaron con el rodaje en las instalaciones de la Fábrica Trepat en Tárrega, donde se grabó parte de la película. 

vulcania

El conocimiento de alemán del director de cine judío le ayudó a descifrar palabra por palabra todo el contenido del manuscrito con un total de 845 palabras. A día de hoy sólo se ha publicado una única frase del manuscrito y dice así:

La gran maquinaria del capitalismo son los trabajadores

En los archivos de la antigua fábrica de maquinaria agrícola Cal Trepat hay un documento firmado por Jaume Espinagasa i Marsà donde se nombran a cada uno de los trabajadores que pasaron por la fábrica. Se distinguen tres épocas diferentes: desde 1915 hasta 1929, desde 1930 hasta 1939 y desde 1940 hasta el 2004.

En el último cambio de ciclo, en 1940, se produjeron grandes cambios estructurales en la fábrica, pasando a ser posteriormente una de las más importantes industrias y acogiendo a una gran cantidad de trabajadores en las instalaciones que hoy podemos recorrer en silencio.

walter_portobu

En el cristal, que deja ver el azul del mar que Walter Benjamin pudo ver antes de morir en Portbou y que homenajea al autor de origen alemán en la localidad catalana, hay una frase que dice así:

Es una tarea más ardua honrar la memoria de los seres anónimos que la de las personas célebres. La construcción histórica se consagra a la memoria de los que no tienen nombre.

09. June 2014 by MikelRNieto
Categories: (...), essays, exhibitions, installation | Tags: , , , , , , | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *